Batidos verdes con licuadora

Utilizar una licuadora para realizar batidos verdes es tan válido como hacerlo con una batidora de vaso. Ciertamente no será un batido el resultante, sino un zumo, pero las propiedades del mismo pueden llegar a ser muy interesantes, sobre todo cuando se exprimen los ingredientes en frío.

La diferencia fundamental entre hacer nuestro batido de una u otra forma es la fibra: con la batidora de vaso estaremos tomándonos toda la fibra de los alimentos, algo muy interesante, mientras que con una licuadora no estaremos tomando prácticamente nada de esa fibra. Esto puede ser interesante para algunas personas, a las que un exceso de fibra no les viene bien, y puede ser la única forma en que puedan introducirse en el mundo de los batidos y zumos verdes.

También para niños, es ligeramente más fácil introducirles en este mundo si les ofreces un zumo, a si lo haces con un batido verde, aunque siempre existen trucos para endulzar el batido y hacerlo muy sabroso y apetecible para niños.

Batido verdeOtro detalle muy importante a la hora de hacer zumos verdes es elegir correctamente la licuadora. Tradicionalmente las licuadoras funcionaban con cuchillas que giraban a gran velocidad (mucha más que una batidora de vaso) y mediante ese mecanismo separaban el líquido y las fibras de la fruta y la verdura. Este mecanismo hace que la parte de la fruta que está en contacto con la cuchilla se caliente, perdiéndose en ese intercambio térmico valiosas vitaminas, de una forma similar a cuando cocinamos los alimentos.

Actualmente existen otro tipo de licuadoras, que basan su funcionamiento en exprimir por presión, y que hacen el licuado en frío, conservando completamente todas las propiedades de los alimentos. En este aspecto son incluso mejores que las batidoras de vaso, que si bien no llegan a calentar tanto como las licuadoras de cuchillas, sí que tienen cierto rozamiento en el que perdemos una pequeña cantidad de vitaminas. (Por eso es siempre aconsejable iniciar los batidos verdes con las cuchillas de la batidora de vaso cubiertas de líquido y a una velocidad moderada, para pasar a la velocidad superior cuando ya la fibra está muy separada y el rozamiento es menor).

Continuando con las licuadoras de presión en frío, debemos decir que tienen otra ventaja adicional: son capaces de extraer zumo de ingredientes muy interesantes que una licuadora tradicional o batidora de vaso no puede aprovechar: semillas, granos, frutos secos… todos pueden ser aprovechados para obtener ingredientes excepcionalmente sanos y que además aportarán un gran sabor a los zumos. Semillas de chía, leche de almendra natural, las combinaciones son muy numerosas y excelentes para complementar a las verduras verdes.

Por nuestra parte, siempre hemos soñado con tener la excepcional JuiceMe DA 1000, una licuadora de alta gama que puede hacer zumo de casi cualquier cosa, pero de momento nos conformamos con algo más normalito, nuestra licuadora Klarstein.

Si estáis empezando, también podéis optar por algo totalmente manual que también hemos probado y funciona bastante bien: un extractor de zumos manual. No es tan cómodo ni potente como las versiones eléctricas, ni permite exprimir semillas, pero para la verdura verde y frutas no muy duras, es más que suficiente.

Así que ya tenéis las claves: el por qué de elegir los zumos como complemento o sustituto de los batidos verdes, y las herramientas necesarias para hacerlos de la mejor forma posible. Elegid los ingredientes, ¡y a disfrutar de los zumos verdes!

Leave a Reply